Universidad Católica de Córdoba
www.ucc.edu.ar

CampaƱa Abajo las armas! | Religiones por la paz


Carta Abierta

En noviembre de 2009, la Red Juvenil Global de Religiones por la Paz ha lanzado su Campaña Global de Desarme por la Seguridad Compartida* a fin de movilizar la acción multi-religiosa para (1) Abolir las armas nucleares; (2) Detener la proliferación y el uso de armas convencionales; y (3) Reducir los gastos militares en un 10% en pos de contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas (ODMs) en el año 2015.

Seguridad Compartida es un nuevo paradigma político. Su base moral se encuentra en las nociones holísticas de paz y convicciones éticas de nuestras tradiciones religiosas. Reconoce que la vulnerabilidad de cada persona es una invitación para acercarse al otro u otra con compasión. Nuestra interdependencia nos llama a colaborar con el fin de proteger a todas las personas y a la tierra.

Nosotros de la Red Juvenil Latinoamericana & Caribeña de Religiones por la Paz, sumándonos con entusiasmo a esta campaña global, apoyamos las iniciativas y procesos llevados a cabo en los últimos años, a nivel global y regional, con el fin de que acciones concretas hacia el desarme y el control de armas sean implementadas de acuerdo con los compromisos asumidos por nuestros países latinoamericanos y caribeños en diferentes tratados y convenciones. Nuestra visión de una comunidad humana pacífica y fraterna, como ponderan nuestras tradiciones religiosas, requiere que asumamos la responsabilidad de la búsqueda de un orden mundial que proteja la vida en todas sus formas.

1. En este nuevo orden no podemos permitir el lugar para armas de destrucción masiva como lo son las armas nucleares. Sumamos nuestra voz al movimiento de Alcaldes por la Paz que impulsa a la comunidad internacional para que renuncie a las armas de destrucción masiva para el año 2020.

Instamos que nuestros gobiernos reafirmen su compromiso con un mundo libre de armas nucleares en la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares en mayo 2010, manteniendo su liderazgo en el tema como lo demuestra el Tratado de Tlatelolco y la creación de la Organización para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (OPANAL).

2. Según cálculos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la violencia armada causa una pérdida de 15 al 20% del PIB anualmente - recursos que podrían ser usados para mejorar las condiciones de vida de la población latinoamericana. Pero, a pesar de que no haya conflictos armados en la región, el 42% de todos los homicidios a nivel global son cometidos en países latinoamericanos y caribeños. Países de Centroamérica y Sudamérica están entre aquellos con los más altos índices de muertes violentas en el mundo y la gran mayoría de los homicidios son cometidos con armas de fuego, un record si lo consideramos comparativamente con el resto del mundo.

Las informaciones de que disponemos hoy llaman la atención al problema de las armas pequeñas y ligeras en América Latina y el Caribe y comprueban que estamos frente a un gran desafío que necesitamos confrontar. La proliferación y la falta de control de armas en América Latina causan miles de muertes cada año. En términos mundiales, América Latina es un pequeño productor de armas, pero gran importador y, sobre todo, gran productor de muertes por armas de fuego poniendo en riesgo principalmente la vida de niños, jóvenes y mujeres. Los países del continente ganan muy poco en términos económicos y de comercio, pero pierden más que todos los otros continentes.

Convocamos a todos los sectores de nuestras sociedades a dialogar y trabajar concertadamente para promover medidas concretas de control de armas, prevenir la violencia armada y favorecer el desarrollo regional y nacional.

A nivel global, instamos a nuestros gobiernos que se comprometan con las metas propuestas por las Declaraciones de Ginebra y de Guatemala sobre Violencia Armada y Desarrollo y apoyen y estimulen los avances en las negociaciones hacia un Tratado de Comercio de Armas en Naciones Unidas.

A nivel regional y nacional, muchos países necesitan armonizar sus leyes con los instrumentos regionales y mundiales como la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícitos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA) y el Programa de Acción de las Naciones Unidas para Prevenir, Combatir y Erradicar el Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en todos
sus Aspectos (PoA).

3. Nos preocupan enormemente las grandes cantidades de dinero que algunos países de América Latina están invirtiendo en armas y en presupuesto militar. La seguridad real no viene del miedo y de la competencia por tener más y mejores armas. La seguridad real es seguridad compartida y para eso se requiere afrontar el desafío vital de trabajo en pos de la construcción de relaciones y fomento de la confianza.

Además, en un continente donde 180 millones de personas viven en la pobreza y 71 millones en la indigencia, de acuerdo con el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe -CEPAL, es inmoral gastar 38 mil millones de dólares en armas, aviones y tanques de
guerra (datos de SIPRI, 2009).

Hacemos un llamado a todos los ciudadanos, ciudadanas, medios de comunicación, parlamentarios y especialmente a los gobiernos a promover la disminución de los gastos militares para invertirlos en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

4. La correlación entre la violencia armada y el desarrollo requiere una perspectiva integral en los marcos institucionales, políticas públicas y en las estrategias y planes nacionales, regionales y multilaterales así como mecanismos de cooperación que afirmen la Seguridad Compartida, donde cada sector de la sociedad, incluyendo la acción multi-religiosa, pueda unir esfuerzos para confrontar la violencia.

Afirmamos la importancia del rol de la sociedad civil en la concreción de los objetivos de seguridad para el desarrollo y convocamos a los líderes y comunidades religiosas de la región que contribuyan con los valores ético-religiosos y aportes organizativos de nuestras instituciones en los procesos de desarme en los distintos países del continente.

Como jóvenes de fe, nos comprometemos a fomentar la seguridad compartida mediante la incidencia, la educación y otras formas de acción multi-religiosa y pedimos a todas las personas de buena voluntad que apoyen y colaboren con la Campaña de Desarme por la Seguridad Compartida, especialmente en nuestro esfuerzo de recolectar 50 millones de firmas para la petición que llama a los gobiernos a redireccionar al menos 10% de sus gastos militares hacia los avances de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Red Juvenil Latinoamericana & Caribeña

Pastoral Juvenil del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM),
Secretariado Latinoamericano y del Caribe del Movimiento Internacional de Estudiantes Católicos (IMCS-IYCS),
Jóvenes por un Mundo Unido (Focolares),
Secretariado Regional para las Américas de la Juventud Obrera Cristiana Internacional (IYCW),
Movimiento Internacional de la Juventud Agrícola y Rural Católica (MIJARC),
Pastoral de Juventud del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI),
Red Internacional de la Juventud Anglicana (IAYN),
Juventud de la Federación Luterana Mundial (LWF)
Juventud Metodista de América Latina y el Caribe (CIEMAL),
Departamento de Jóvenes de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina (AIPRAL),
Juventud Bautista Latinoamericana (JUBLA),
Regional Latinoamericana de la Comisión de Juventud de la Alianza Evangélica Mundial (WEA),
Ministerio Joven de la Iglesia Adventista del Séptimo Día,
Juventud de la Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica, Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos (FUMEC),
Red de Jóvenes de la Alianza Latinoamericana y del Caribe de Asociaciones Cristianas de Jóvenes (ALCACJ),
Departamento de Nuevas Generaciones del Congreso Judío Latinoamericano (CJL),
Unión Mundial de Estudiantes Judíos (WUJS),
Juventud del Consejo Mundial de Sinagogas Conservadoras/Masorti,
Juventud de la Organización Islámica para América Latina y el Caribe (OIPAL), Asamblea Mundial de Juventud Islámica (WAMY),
Juventud Indígena,
Juventud del Instituto Nacional de Tradición y Cultura Afro-Brasileras (INTECAB)

La Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP) está dedicada a promover la cooperación entre las religiones del mundo. Fundada en 1970, Religiones por la Paz es la mayor coalición global de representantes de las comunidades religiosas que trabajan en la adopción de acciones comunes en las áreas de transformación de conflictos, construcción de la paz y avance del desarrollo sustentable. Esta acreditada ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

Contactos: Soher El Sukaria (
[email protected] ) – Flavio Conrado ([email protected] )

*ANEXO
Declaración y Plan de Acción para la Campaña para la Seguridad Compartida ¡Abajo las Armas! Emitido en la inauguración de la campaña 7 de noviembre 2009- San José, Costa Rica

Con entusiasmo y anticipación anunciamos el comienzo de la campaña por la seguridad compartida ¡Abajo las Armas! de Religiones por la Paz, la primer campaña global multireligosa dirigida por jóvenes sobre desarme. Durante la ceremonia de apertura, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon ofreció su apoyo a nuestra iniciativa, y el H.E. Presidente Oscar Arias Sánchez personalmente firmó la petición de campaña, la cual se plantea la reorientación del 10% de los gastos en armas para llevar a cabo los desarrollos necesarios y urgentes dispuestos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU para el 2015.

En los últimos tres días en San José, más de 120 jóvenes de fe de 50 países de cada región del mundo se reunieron para formar parte de la campaña, con el apoyo de Religiones por la Paz, la Fundación Arias por la Paz y el Progreso Humano y la Universidad por la Paz de Naciones Unidas. Esta campaña tiene tres objetivos: abolir las armas nucleares, frenar la proliferación y malversación de las armas convencionales, y recortar al menos 10 % de los gastos militares para llevar a cabo los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU para el 2015.

La Red Global de Jóvenes de Religiones por la Paz y sus socios, teniendo una exitosa inauguración, llevará esta campaña de desarme a cada región del mundo:

En África, los coordinadores de la campaña a nivel nacional se reunirán desde diferentes partes del continente para construir herramientas para implementar las acciones de la campaña. Estas acciones incluirán intercambio de armas e iniciativas que abarcan las necesidades de las víctimas de la violencia armada. Los jóvenes en África también movilizarán a sus líderes religiosos seniors para instar a los que toman las decisiones a fortalecer el Tratado para la No Proliferación Nuclear y establecer el Tratado de Comercio de Armas.

En Asia, el enfoque clave será fortalecer las redes interreligiosas de jóvenes en los niveles regionales y nacionales, y en consecuencia, facilitar la efectiva acción para la campaña ¡Abajo las Armas! Los asuntos sobre desarme en esta región traen situaciones tensas; es por esto que la construcción de la red es un desafío aunque un paso crucial, para que la campaña tenga el impacto más grande posible. Acciones específicas incluirán el conocimiento de las tácticas de toma de conciencia, tales como cartas a editores de diarios o el fortalecimiento de la campaña a través de la página web.

Líderes juveniles de Europa han identificado la redirección de los gastos militares hacia el desarrollo como un área clave de enfoque. Ellos harán que las comunidades tomen conciencia acerca del impacto que tiene el dinero que está siendo invertido en las medidas extensivas de armas en los bordes nacionales. Avanzando con los Objetivos del Milenio traerá cambios que promuevan paz y seguridad duraderas, de ese modo eliminando las percibidas necesidades de militarizar los bordes.

El contexto de Medio Oriente ofrece cambios unicos de desarme. Los apasionados líderes de la región que se han reunido aquí hicieron planes para sostener eventos de toma de conciencia con socios en Israel, los Territorios Pelestinos, Líbano, y Egipto quienes presentarán los asuntos de desarme como si ellos pertenecieran al contexto local. Otro elemento clave será las comunicaciones de las fundaciones religiosas para que el desarme sea tratado desde las tradiciones de fe de los participantes.

Los jóvenes de América del Norte investigarán las políticas actuales de los gastos militares y en el desarrollo en Estados Unidos y Canadá, y crearán una agenda de promoción correspondiente para involucrar a los que toman las decisiones a nivel nacional. Prepararán a los jóvenes activistas y líderes de la región con la información y las herramientas necesarias para que involucren sus propias comunidades en este tema. Los defensores de la campaña tratarán también asuntos de desarme nuclear, comenzando con el desafío hacía los Estados Unidos de reducir su arsenal nuclear. Desde el nivel local, donde invulcrarán a intendentes y gobernadores, hacia el nivel global, donde juntarán a las acciones de la sociedad civil para la preparación a la conferencia de revisión del Tratado para la No Proliferación Nuclear, los jóvenes religiosos norteamericanos unirán sus voces a la Campaña ¡Abajo las Armas!

El liderazgo e inspiración ofrecida por el ejemplo de Costa Rica es vital para esta campaña y estamos agradecidos porque hemos podido lanzar la campaña aquí. Jóvenes líderes de Costa Rica estarán uniéndose con sus hermanas y hermanos a través de América Latina y el Caribe para combatir
la expansión y el uso de armas pequeñas, y para redireccionar el dinero de los gastos militares para el desarrollo. Los jóvenes trabajarán regional, sub regional y en forma nacional en el Caribe y Centroamérica, así como en la región Andina y las regiones del sur de América Latina. Usarán aprendizaje basado en soluciones por internet para diseminar el entrenamiento y la información a través de sus capítulos nacionales. Esto les aportará las herramientas necesarias para maximizar la influencia de los líderes de gobierno quienes han tomado fuertes posturas pro-desarme para atraer aún más gobiernos dentro de este movimiento.

Jóvenes de la familia de Religiones por la Paz en cada región están unidos a nivel global en acciones claves para promover la campaña. Cada región se ha comprometido a juntar fimas para la petición de ¡Abajo las Armas! que llama a los gobiernos a redireccionar al menos 10 % de sus gastos militares hacia los avances de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La Red Juvenil Global ha puesto como objetivo juntar 50 millones de firmas que serán entregadas al Secretario General de las Naciones Unidas, a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, así también como a los miembros
del Parlamento, en el plazo de un año.

Dirigido por el Comité Juvenil Internacional (IYC por sus siglas en inglés) de Religiones por la Paz, la campaña también colaborará con otras organizaciones civiles relacionadas con iniciativas de desarme. El IYC compartirá recursos y comunicación a través de la red global. Cada acción informará e inspirará otra, promocionando el poder de accionar local y globalmente: un evento en las Filipinas podría inspirar un grupo en Canadá, o un folleto desarrollado en India podría ser adoptado en Costa
de Marfil.

A través la campaña ¡Abajo las Armas! llevaremos el mensaje de que la seguridad real no viene del miedo y de la competencia por tener más y mejores armas. La seguridad real es seguridad compartida y eso requiere el desafío pero vital trabajo de construcción de relaciones y confianza a través de todo tipo de fronteras. Contando con la fuerte motivación de nuestras tradiciones religiosas y nuestra única perspectiva como jóvenes, podemos luchar juntos para lograr esta visión de seguridad compartida. Dentro de un año, en otoño de 2010, celebraremos la culminación de la campaña y haremos público su impacto. Lograremos un futuro más seguro. En vez de levantar armas para lastimar a nuestro prójimo, les diremos a nuestros líderes que confíen en la promesa de la seguridad compartida. Les diremos: ¡Abajo las Armas!

Planilla de firmas



Impresión generada el día 07/08/2020 01:21hs. desde el Portal Web de la
Universidad Católica de Córdoba
www.ucc.edu.ar
Url de la información: http://www.ucc.edu.ar/portal2015/UniversidadCatolica/imprimirNoticia.php?destino=novedades/campana-abajo-las-armas-religiones-por-la-paz/¬=1519