Novedades

Mensaje del Rector a la Comunidad

Publicado el 06/08/2018 en Institucional

Querida comunidad universitaria,

Desde hace más de medio siglo, nos hemos comprometido como universidad en la búsqueda de la verdad. Desde nuestro ideario institucional, con el deseo de compartir la cosmovisión cristiana de la humanidad pero sin imponerla a nadie [1], les transmito las siguientes reflexiones y toma de posición sobre un hecho que nos preocupa como ciudadanos, elaboradas después de las debidas consultas a expertos. 

El proyecto de ley Interrupción Voluntaria del Embarazo (en adelante, IVE), que actualmente se encuentra en debate parlamentario en el Senado de la Nación ha producido encontrados rechazos y adhesiones por parte de la opinión pública, y dentro de ella, no han sido ajenos a  la discusión profesores, investigadores y estudiantes de esta casa de estudios.

La Universidad Católica de Córdoba, desde sus distintas áreas, alienta al debate constructivo, a nutrirnos de diferentes voces y opiniones, mediante la voluntad justamente de sostener la “universalidad” de nuestra casa de estudios en el ambiente de respeto que consideramos debe caracterizar a la profundidad y la calidad de la argumentación propia de la universidad.

A la vez, la Universidad Católica de Córdoba, como institución universitaria privada y confesional, se pronuncia  en contra del proyecto de ley IVE, en tanto es partícipe de la misión y la visión de la Iglesia Católica, quien sostiene que la vida comienza desde la concepción, y que, por tanto, desde ese momento debe ser protegida.

Comparto con ustedes algunas razones que justifican el rechazo total del proyecto de ley, por considerar que no respeta los derechos humanos de la persona por nacer, no atiende integralmente a la persona gestante, no tiene en cuenta al padre del niño por nacer; como así también por estar reñido con la libertad de conciencia de profesionales de la salud, tanto los médicos quienes tendrán dificultades para la objeción de conciencia, como los profesionales no médicos (por ejemplo, personal de enfermería e instrumentación quirúrgica) y docentes, que no se consideran en el texto del proyecto de ley.

El talante de falta de respeto por la persona en el contexto del proyecto de ley queda manifiesto cuando no se permite hacer al profesional que recibe el pedido ninguna reflexión “personal, religiosa o axiológica” (Art. 14) ¿Cómo podrá atender el médico a la persona con su dificultad si solo considera lo biológico y operativo como si se tratase de una máquina sin criterio? ¿Tal prohibición es propia de un estado democrático? ¿No se viola el sano principio de subsidiariedad al establecer el Legislador la autorización para todo caso sin tener en cuenta numerosas instancias, personas, que son parte del entorno de una mujer que cursa un embarazo no deseado?

Por lo hasta aquí expuesto y apoyado en escritos del Colegio de Abogados de Córdoba y de otros expertos, considero abiertamente inconstitucional el proyecto de ley IVE y especialmente la prohibición de la objeción de conciencia institucional o de ideario, en tanto conlleva un atropello a derechos constitucionalmente reconocidos, y obliga a una institución a obrar en contra de los fines para los que fue creada, los que constan como parte de su misión.
La oposición a la “objeción de conciencia institucional” es también contraria al derecho a la libre asociación, y desconoce que las personas con conciencia individual formamos a las instituciones y que el Estado aprobó el ideario de estas, al que ahora pretende ignorar o no darle valor alguno.

Finalmente, por lo dicho, sostengo que la ley es tan impositiva y carece de tanta atención a situaciones concretas que no permite ni una aprobación parcial. Invitamos a la reflexión, a la mirada profunda en el marco del respeto. Pido a Dios que podamos encontrarlo en el tiempo presente omo fuente de paz y sabiduría, también en las situaciones más complejas.

Dr. Alfonso Gómez, sj
Rector
Universidad Católica de Córdoba


[1] “La Universidad Católica de Córdoba… no impondrá discriminación de orden religioso a sus alumnos, pero reflejará en su investigación y enseñanza el mensaje cristiano como lo enseña la Iglesia Católica, en búsqueda ecuménica de la Verdad. Desarrollará sus actividades en consonancia con los principios que informan la Constitución Nacional y con las instituciones republicanas y democráticas de la Nación”. (Art. 4º del Estatuto Académico).
 

Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS