Novedades

Intercambio científico

Publicado el 23/03/2016 en Investigación y Tecnología

Cecilia y Mario están en cuarto año de la carrera de Bioquímica; a Camila le quedan pocas materias para recibirse; y Mirian y Florencia ya se recibieron. Los cinco viajan a fines de marzo a Alemania pero no para estudiar sino para participar de un proyecto de intercambio científico en el que intervienen profesionales de diferentes países como Alemania, Noruega, Nueva Zelanda y nuestro país.


Alumnos y egresados seleccionados para participar del proyecto.

Se enteraron de esta oportunidad a través de la fanpage de su Facultad, se presentaron y fueron seleccionados para ser parte de esta iniciativa que cuenta con financiamiento de la Unión Europea y surge de un convenio entre el Instituto Nacional del Agua (INA) y la Universidad, a través de las facultades de Ciencias Químicas y Medicina y que tiene como objetivo lograr el intercambio de conocimientos y la colaboración en la capacitación técnica e investigación científica entre los países que participan.

Con el objetivo de despedirlos, y celebrar esta instancia que por primera vez se lleva a cabo en la Universidad, fueron invitados a un encuentro en la Facultad de Ciencias Químicas a la que asistieron representantes de las distintas instituciones que son parte en esta instancia. En ella Ana Laura Ruibal, representante del INA y egresada y docente de la Facultad, explicó cuál será el eje de la investigación en Alemania. “Existe un problema de calidad de agua que se origina por un exceso de nutrientes como fósforo y nitrógeno producido generalmente por contaminación de cuerpos de aguas (ríos, lagos, estuarios, etc.) con efluentes cloacales y fertilizantes de origen agrícola o doméstico. Se llama eutrofización cultural. La eutrofización puede producir el desarrollo masivo de ciertas algas microscópicas (cyanobacterias) lo cual  trae múltiples consecuencias: ecológicas para el cuerpo de agua y de salud para los usurarios del agua. Entre los efectos que afecta a la salud, generados por los metabolitos tóxicos, que pueden contener las algas se encuentran irritaciones a la piel y en algunos casos intoxicaciones hepáticas o neurológicas”, señaló Ruibal. En este marco los jóvenes harán un entrenamiento en técnicas inmuno-enzimáticas y de  biología molecular para detectar las toxinas, el gen del alga y el gen productor de las toxinas. “Esto es una herramienta para evaluar el riesgo de poblaciones expuestas al agua con algas potencialmente tóxicas”, aclaró Ruibal.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ciencias Químicas, Federico Giraudo advirtió que se trata de un hecho auspicioso para esa unidad académica que cobra relevancia, no sólo porque evidencia la calidad académica de sus estudiantes sino porque muestra un camino posible en el ámbito de la formación de grado para realizar experiencias enriquecedoras desde la investigación y la articulación académica. “Tradicionalmente nuestras carreras son muy estructuradas y nuestros estudiantes ven con dificultad la posibilidad de participar en programas de intercambio internacional o pasantías de esta clase”, indicó. En este sentido celebró que este año puedan participar alumnos y egresados lo cual significa, a su entender, una ventana a estas experiencias y a contagiar a otros por el mismo camino. “Desde la Unidad Académica se brinda todo el apoyo posible para que estos procesos se lleven adelante, ya que estas instancias no sólo propician la formación científica del alumno, sino una experiencia personal de vida que se capitaliza a futuro", agregó.

En cuanto a los protagonistas de esta historia, Cecilia nos contó que sus expectativas son aprovechar esta gran oportunidad para conocer más sobre el tema y perfeccionarse en lo académico  y, desde lo personal, vivir la experiencia de un intercambio, conocer otra cultura, otro idioma y además involucrarse con un proyecto que también tiene un aspecto social. Camila se siente muy agradecida y confiesa que de esta manera se enteró que existía una rama de la toxicología que nunca pensó que existía, área que le encanta. “Tengo muchas expectativas, como por ejemplo aprender técnicas que acá no se hacen, crecer y enriquecerme personal y profesionalmente, conocer su cultura, poder tener el honor de conocer el laboratorio y su forma de trabajar”, remarcó. Para Florencia también significa interiorizarse en otra rama de la bioquímica que muchas veces no se considera como primera opción al egresar, “ya que la mayoría de nosotros nos dedicamos a la parte clínica”, aclaró. Según Mirian poder enriquecerse con nuevos conocimientos en cuanto a la aparatología y técnicas que se manejan en Alemania, poder aprender un nuevo idioma y una nueva cultura son parte de sus expectativas profesionales y personales. A tono con sus colegas, Mario también insiste en la posibilidad de aprender sobre el proyecto y las técnicas de laboratorio que tienen que ver con la investigación; y por el lado personal  tiene pensado viajar lo más que pueda durante los fines de semana y aprender alemán.

Cecilia, Camila, Florencia, Mirian y Mario tendrán la oportunidad de vivir tres meses en Europa, no sólo para aprender en términos académicos y compartir vivencias personales, sino también para aplicar lo experimentado ya que cuentan con propuestas de pasantía a su regreso.

  ciencias químicas     ucc     universidad católica de córdoba     unión europea     bioquímica     intercambio científico     instituto nacional del agua  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn