CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  

Noticias UCC

Dormir bien

Publicado el 06/04/2020 en Noticias UCC

En estos días de cuarentena muchos tienen la posibilidad de descansar mejor, pero otros sufren de insomnio, se duermen de madrugada y tienen completamente alterados sus ciclos del sueño. En muchos casos, la falta de rutina y horarios, sumado al estrés y el nerviosismo reinantes han cambiado nuestros patrones de sueño. 

En esta nota consultamos a los especialistas Daniel Alvarez (DA), neurólogo, encargado del Laboratorio de Sueño de nuestra Clínica Universitaria Reina Fabiola; y Francisco Rapela (FR), médico profesor de la cátedra de Neurobiología de nuestra carrera de Psicología.

¿Por qué necesitamos dormir?

FR: El sueño es una función fisiológica que forma parte de los ritmos circadianos y que acompaña la evolución de las especies mucho antes de la existencia de los seres humanos. Es una función imprescindible para la vida. Tan es así, que la falta de sueño durante un tiempo prolongado puede desencadenarse un fallo cataclísmico que puede llevar a la muerte.

¿En qué consisten las patologías del sueño?

DA: Son trastornos que se presentan mientras dormimos, alterando la cantidad, calidad y/o la duración del sueño. Entre ellas podemos distinguir las disomnias (el insomnio, la dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo). Otra categoría son las parasomnias que abarcan comportamientos "extraños" durante el sueño, entre los que se destacan el sonambulismo y los trastornos del comportamiento que inducen conductas no deseadas. Otras patologías provocan somnolencia diurna excesiva (esto significa que el paciente se duerme en horarios no habituales para el sueño y circunstancias inoportunas).

FR: Muchas de estas patologías están asociadas a la apnea o hipoapnea, alteraciones que tienen que ver con la baja o incorrecta entrada del aire mientras dormimos.

¿Cómo nos damos cuenta que no dormimos bien?

DA: La pauta es nuestro funcionamiento durante el día. Si puedo desarrollar mis tareas sin sentir cansancio o sueño, si no tengo cambios en el humor (irritabilidad) o trastornos en la memoria (atención, concentración) eso quiere decir que mi sueño es bueno.

FR: También desde el punto de vista emocional, la falta de un descanso reparador nos genera menos predisposición a los cambios y en general nos encontramos más susceptibles.

¿Qué otra consecuencia tiene dormir mal en nuestro organismo?

FR: La importancia de poder dormir bien es a nivel cognitivo, emocional y también físico ya que durante el sueño se produce una reparación y restauración inmunológica.

DA: Hay trastornos en la secreción de determinadas hormonas, por ejemplo, en los niños se altera la secreción de la hormona de crecimiento. En los adultos se altera el metabolismo de la insulina produciendo resistencia a la misma y en el control de la glucemia por citar sólo algunos ejemplos.

¿Entonces pasar de largo antes de un examen puede ser muy negativo?

DA: Aún en períodos de mayor exigencia (exámenes), hay que asegurar un mínimo necesario para dormir (4-6 h) porque para grabar los conocimientos estudiados se necesita del sueño. Es durante la fase REM que la memoria fija los conceptos aprendidos.

FR: El sueño en fase REM se produce después del sueño profundo. Se puede dar en varias oportunidades durante el descanso, y nos permite reestructurar psíquicamente y evacuar componentes no procesados. Además, está comprobado que la alteración del sueño REM genera una predisposición a las patologías psiquiátricas.

 

Tips para aprovechar al máximo las horas de sueño

 Mantener un horario regular de sueño (acostarse y levantarse siempre a una misma hora).
 Asegurar un mínimo de cuatro horas de sueño por la noche sumado a una siesta de 40 minutos. Recordá que dormir aumenta la posibilidad de dar un buen examen. 
 Practicar alguna técnica de relajación antes de acostarse puede ser una estrategia útil para no generar insomnio por la preocupación.
 Evitar el exceso de cafeínas (dos tazas medianas por día de café, té o mate es lo recomendable) y no ingerirlas después de las 19:00.
 Evitar ejercicios extenuantes demasiado cerca de la hora de acostarse.
 Dormir en una habitación fresca, sin (o pocos) ruidos y oscura.
 No exponernos a las pantallas a la hora de acostarnos.
 No comer pesado ni tomar mucho líquido.

El Dr. Daniél Álvarez, neurólogo y director del Laboratorio del Sueño de nuestra Clínica Universitaria Reina Fabiola, nos da consejos para un buen sueño en épocas de aislamiento.

" width="100%">

  Psicología     dormir     Daniel Álvarez         insomnio     sueño     cuarentena     parasomnias     Francisco Rápela     diseminas     Clínica Universitaria Reina Fabiola  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn