CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  

Noticias UCC

En cada calle cuatro mil poetas

Publicado el 12/06/2020 en Noticias UCC

Por el Día del Escritor, dialogamos con una referencia de la materia en Córdoba y el país: Daniel Vera. Exprofesor de Filosofía del Lenguaje en nuestra Universidad y de Lógica y Filosofía en la UNC, tiene publicados una extensa cantidad de libros. Ante la consulta sobre si actualmente la escritura puede estar atravesando una crisis, no duda en citar a Lope de Vega: "en cada calle, cuatro mil poetas".

¿Cómo se forma un escritor? ¿Se nace o se hace?

Hay muchas maneras de hacerse escritor, en mi caso fue ‘oír’ un poema de Poe, The bells, en una clase de inglés, siempre quise imitar esa sonoridad en castellano, en el camino salió lo que salió. 

¿Primero nace el lector y después el escritor?

En lo que a mí respecta, fui un lector compulsivo, en un tiempo en que los chicos que leíamos mucho preocupábamos a nuestros padres al punto de consultar al médico (¿cómo pasa ahora con los que están frente a las pantallas?); tenía buena redacción, lo que me ayudaba mucho en las pruebas escritas. Pero me figuro fácilmente que alguien empiece a leer con asiduidad debido a la obligación o necesidad de escribir sobre un asunto determinado.

¿Cómo describiría la situación actual de la escritura en el país en general y en Córdoba más específicamente?

Me he encontrado con textos valiosos en cantidad suficiente como para no suponer una falta de talentos. Por las noticias me entero de una cantidad de publicaciones, de haber una crisis se debería más bien a un exceso de oferta: "En cada calle, cuatro mil poetas", decía Lope de Vega.

¿Cree que las nuevas generaciones se siguen interesando en la lectura y al mismo tiempo en el sentimiento por la escritura?

No cabe duda de que estamos atravesando un cambio en la tecnología de la palabra análogo a la invención de la escritura (Cfr. Platón, Fedro, 274) y de la imprenta, por lo que resulta aventurado hacer un diagnóstico.

¿Quién lo inspiró durante su carrera?

A muchos debo, Edgar Allan Poe, como dije, luego Leopoldo Lugones y César Vallejo, casi siempre Jorge Luis Borges, por mucho James Joyce, Oscar Wilde, Raymond Quenau, los cubanos Cabrera Infante, Alejo Carpentier, Severo Sarduy, no fui ajeno al culto de Franz Kafka, algún toque de Nietzsche, otros de Gottfried Benn, de Ortega y Gasset, de Ludwig Wittgenstein y un montón más, con seguridad todos mis amigos, los que escriben y también los que no escriben. Y algunos enemigos talentosos o no.

¿Qué beneficios tiene dedicarle tiempo a la lectura?

Los que dijo Quevedo, y más en tiempo de cuarentena:

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos,
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas que la muerte ausenta,
de injurias de los años vengadora,
libra, ¡oh gran don Josef!, docta la imprenta.

En fuga irrevocable huye la hora;
pero aquélla el mejor cálculo cuenta,
que en la lección y estudios nos mejora.

Aunque con la Internet los libros son muchos, y no sólo de difuntos.

  Filosofía del Lenguaje     Lope de Vega     lengua     lectura     Día del Escritor     pantallas     libros     escritura     Daniel Vera  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn